¿Y por qué no vas conjuntado?

A veces me sorprende encontrarme con alguien que va vestido como si fuera una bandera. Unos pantalones marrones de cuadros, una chaqueta gris de espiga, una camisa azul cobalto y una corbata a rayas rojas y blancas. ¡Uffff! Es que hace daño a la vista…

El caso es que si tengo suficiente confianza se lo hago notar, y frecuentemente la respuesta que me da el interfecto es: “Pero es ropa de marca y la camisa me la hice a medida”. Y lo será, pero no pega ni con cola.

Yo creo que para evitar este tipo de espectáculos se ha puesto de moda el personal shopper, una persona que evita que aun a pesar de gastar cantidades ingentes de dinero en ropa de excelente calidad, uno vaya por la calle haciendo el más absoluto ridículo.

Me pregunto si no pasará algo parecido con la formación en idiomas. A veces me encuentro con directores de formación que me dicen que contratan su curso online a cierta empresa, pero las clases presenciales a otra, una tercera se hace cargo de los cursos intensivos, las clases telefónicas las hace otra más, y finalmente los cursos de inmersión se encomiendan a otro proveedor.

La lógica detrás de esto es que se le encarga a cada proveedor aquello en lo que se especializa.

Parece lógico, pero con frecuencia el resultado es parecido al del esperpento que explicaba al principio. Porque las mejores acciones formativas impartidas de manera aislada no constituyen de por sí un buen programa de formación.

Del mismo modo que resulta mucho menos trabajoso (y muchas veces más barato) combinar bien la ropa, también resulta mucho más eficaz integrar bien los diferentes componentes de un programa de formación en idiomas. Ésta es una de las muchas ventajas de las que disfrutan los clientes de ASTEX, que tienen a su disposición una enorme variedad de programas perfectamente engarzados entre sí.

Si quieres recibir más información, no dudes en preguntarnos en astexpro@astex.es.

David Warner

Director ASTEX PRO

Puntuación
[Total: 0 Media: 0]
No hay comentarios

Escribe un comentario