¿Supone una diferencia observar a los profesores en clase?

Cuando llegué a ASTEX hace unos 11 años, llegaba de un entorno de academia convencional. Observar a un profesor era tarea fácil, solo tenía que cruzar el pasillo, entrar en el aula y quedarme allí un rato. Luego llamaba al profesor a mi despacho y discutíamos los pormenores de la clase. Al llegar a ASTEX me encontré con un tipo de enseñanza totalmente diferente ya que la mayoría de las clases ocurrían en empresas o en hogares particulares, nunca en nuestras oficinas. La realidad es que durante mi primer año estuve enviando profesores a los que no había tenido oportunidad de ver en acción.

Os podéis imaginar la sensación de incertidumbre cuando me llamaba un cliente pidiendo un profesor para un alto directivo. Asignaba uno, que me parecía que encajaría bien, y poco menos que le daba el currículo al director de formación:

– Sí, James es inglés, tiene 29 años, estudió derecho en Warwick y tiene 3 años de experiencia como profesor.

– Ya, pero ¿es buen profesor?

Me molestaba mucho esa pregunta, porque no tenía elementos de juicio para contestar, solo podía guiarme por un currículo. Resolvimos que nos hacía falta evaluar a los profesores “in situ” y en poco tiempo ya estábamos observando a los profesores en clase, aunque eso significaba en la mayoría de casos, desplazarnos a las instalaciones del cliente. Esto es a lo que nos referimos cuando en nuestra publicidad hablamos de “auditorías de progreso”.

Mantenemos la práctica. Nos sirve para pulsar lo que está ocurriendo en el aula, y para ayudar a los profesores en su formación. El proceso se ha ido sofisticando. Evaluamos el dinamismo del profesor, sus técnicas de corrección de errores, su utilización de medios audiovisuales, y un sinnúmero de otras variables.

Pero sobre todo nos permite decir con confianza a nuestros clientes:

“Sí, es un muy buen profesor. Te lo digo porque le he visto dando clase”.

A mí eso me da bastante tranquilidad. ¿Y a vosotros?

David Warner

Director de ASTEXPRO

No hay comentarios

Escribe un comentario