Los idiomas en la Universidad Corporativa

Son cada vez más las empresas que optan por crear su propia Universidad Corporativa. La lógica es aplastante. En primer lugar, compensan de esta manera la carencias de un sistema educativo que no es siempre competitivo (por decirlo con delicadeza); permiten especializar en su sector a nuevos trabajadores que han recibido una preparación (mayormente) generalista y finalmente ofrece a las empresas la posibilidad de inculcar en sus trabajadores eso que se ha dado en llamar “cultura corporativa” y que cada uno define de una manera diferente, pero que al final es más importante de lo que parece.
Todo ventajas.
Y no sorprende que cada vez sean más Universidades Corporativas las que añaden a su catálogo de cursos especializados, varios cursos de idiomas. Y tampoco sorprende que ASTEX sea la empresa de referencia para este tipo de cursos.

Por lo general estos cursos se diseñan para ir estrechamente relacionados con la actividad de la empresa. Así, uno de los principales grupos bancarios del país nos solicitó una serie de cursos sobre Negociaciones; Presentaciones y Atención al cliente, mientras que una de las principales empresas constructoras ha solicitado varios cursos de tipo técnico. Algunos organismos oficiales incorporan a su catálogo cursos especializados en el idioma jurídico. Y así sucesivamente.
Hay que decir que este tipo de curso trasciende de lo que es un curso de idiomas al uso. En primer lugar se diseñan conjuntamente con el departamento de estudios de la Universidad Corporativa, a fin de que el contenido y las simulaciones o casos que se estudien, se asemejen a situaciones reales a las que se verán enfrentados los participantes en su trabajo cotidiano. El curso en sí, otorga el mismo peso a la enseñanza de habilidades como a la enseñanza del idioma. Es decir, un curso de presentaciones no es solo un curso para aprender el lenguaje empleado en una presentación, sino que incorpora ideas sobre cómo despertar el interés del auditorio, que tipo de ayudas visuales utilizar, cómo manejar preguntas difíciles, etc.
Como son cada vez más las empresas que se abren al exterior, cobra sentido que este tipo de curso se imparta en inglés, y para ello la mayoría prefiere utilizar a ASTEX como proveedor.

Por cierto, para quienes os estéis planteando disfrutar de este tipo de curso a nivel individual, existe la modalidad abierta, obviamente más genérica. Pinchad aquí para obtener más información.

David Warner
Director
ASTEX PRO

Puntuación
[Total: 0 Media: 0]
1Comentario
  • juan.c
    Posted at 11:56h, 12 enero Responder

    Otro acertado post. Una muestra más de la obligación que tenemos de no conformarnos con un inglés de andar por casa en vista del auge que este idioma está cobrando.
    La diferencia entre hablar inglés y hablar un inglés adaptado a nuestro entorno y nuestras necesidades es la misma que hay entre dos palabras que para muchos también significan lo mismo: eficiencia y eficacia.
    Matar una mosca de un cañonazo es sin duda eficaz; la mosca muere, pero junto con la mosca muchas otras cosas son destruidas. Matar a esa misma mosca con un simple insecticida es limpio y no produce daños indeseados; eso es eficiencia.
    Potenciar un uso del inglés que necesitamos en nuestro entorno para alcanzar los resultados deseados nos conducirá a la eficiencia.

    juan.c

Escribe un comentario