La planificación Educativa

planificacion educativaCiertamente todos los que somos padres lo hacemos lo mejor que podemos y sabemos. Uno de las áreas que más nos suelen preocupar son los idiomas de nuestros hijos. No quiero insistir en la importancia de los idiomas en este siglo. Es una realidad incuestionable.

Sí me gustaría insistir en una recomendación; cualesquiera que sean los criterios educativos que tengáis con vuestros hijos, en lo que respecta a los idiomas, seguid una planificación medida, con unos objetivos definidos.

Es importante preguntarse: ¿Qué considero imprescindible, desde un punto de vista formativo, en el desarrollo académico de mi hijo? ¿Con qué conocimientos quiero que llegue a su etapa universitaria? Está claro que una vez llega a primero de carrera, todo se hace aún menos gestionable.

Hoy en día es realmente complicado el poder controlar el rendimiento académico de un hijo. Ni otras aptitudes, como su capacidad social o su destreza deportiva. Se puede estar encima e involucrarse con interés, pero al final, o es o no es un buen estudiante o es o no un buen deportista. Poco se puede planificar en este sentido.

Lo que sí es planificable, en mucha mayor medida, es el nivel de idioma que nos hemos marcado como objetivo. Y digo, aún siendo reiterativo, planificable.

El plan debe ser inverso en el tiempo. Queremos que nuestro hijo tenga un nivel C2 (máximo nivel según el Marco de Referencia Europeo para las lenguas) cuando tenga 18 años? Nosotros entendemos que un buen nivel de idioma no lo marca un título ni unos certificados, ni el British Council ni ASTEX. ¿Qué es un buen nivel de idioma?
La respuesta la tiene el verdadero juez, el mercado laboral. Sólo cuando uno está preparado para trabajar en inglés, se puede considerar que tiene un nivel de idioma alto.

Para poder cocinar este plato hay varias recetas y sobretodo, muchos ingredientes.
Muchos de éstos (summer Camps , programas internacionales, trimestres escolares, Año Escolar completo, End of Term, Pre-College programs) podéis conocerlos, otros no.

Nosotros no sólo nos encargamos de definir bien estos ingredientes y ponerlos en conocimiento y a disposición de nuestros clientes (hoy en día contamos con las mejores opciones que existen en el mundo educativo en los países más representativos), sino que buscamos la mejor manera y cantidad de mezclarlos, teniendo en cuenta las características del alumno.
Lo que funciona para uno puede no ser lo apropiado para otro.

Hay una receta mágica que funciona igual para cada persona? No, desde luego que no. Cada alumno tiene un entorno, una capacidad y una motivación que le hace único.

Es imposible tener un recorrido tipo y aplicarlo a todo el mundo. Sería un error.

¿Pero qué sí puede ser aplicable a todos los padres? Volvemos a mi palabra favorita: planificar. Podemos ir “matando” cada verano con el programa que se nos ocurra en Semana Santa; este año con su primo a un camp a La Coruña; este verano, con su amigo a Francia; este verano, que juegue a tenis en Inglaterra….

Pues no, eso no. Si tenemos la gran suerte de poder gestionar el nivel de idioma de nuestros hijos, aprovechémosla.

Lanzo una pregunta para la reflexión: ¿cuál consideras un mejor legado para tus hijos: el pagarles la boda, o el colocarles en una situación de ventaja competitiva con un inglés y otro idioma perfectamente consolidados, con respecto al resto de sus compañeros de trabajo??

Por supuesto, si encima les regaláis la boda, pues mucho mejor…

Fernando Aguilar

Director Comercial Astex

Puntuación
[Total: 0 Media: 0]
No hay comentarios

Escribe un comentario