Cómo aprovechar el verano

En España, las vacaciones escolares de verano son excesivas. ¿Qué se puede hacer con 11 semanas, 75 días, 1.800 horas de un hij@? Si tenemos en cuenta que los veranos en los que los padres pueden planificar la vida de sus hijos son 10 (de los 8 a 18 años) nos damos cuenta que son casi dos años completos de la vida nuestros hijos. Los aprovechamos bien?

Hay una gran mayoría de casos en los que la respuesta es no.

A la hora de asesorar a padres sobre cómo sacar el máximo partido a un verano, en muchas ocasiones las dudas que me plantean son siempre las mismas:

–       ¿Aprenden de verdad?

–       Si se van a juntar con españoles los dejo en España…

–       ¿Merecen la pena estos programas con lo caros que son?

La realidad es que son dudas y temores justificados ya que en un porcentaje muy alto de los casos son ciertos. Como todo, depende del grado de profesionalidad de la empresa que organiza el programa de verano y de hacer la elección correcta.

Vayamos por partes:

¿Aprenden de verdad?

Según expertos lingüísticos, son necesarias unas 80 horas lectivas de media para subir un nivel de idioma en una escala del 1 al 10, el número de horas necesarias aumenta cuanto mayor sea nuestro nivel de partida . Si tenemos en cuenta exclusivamente la carga lectiva de alguno de los programas intensivos que ofrecemos en ASTEX, vemos que algunos llegan a contar con 25 horas a la semana. Por ello podemos afirmar que con tres semanas de curso una gran mayoría de alumnos están en condiciones de aumentar un nivel completo.

A este número de horas de clase lectivas hay que sumarle el tiempo de contacto con el idioma que tiene lugar en estos programas, que es cuando se pone en práctica lo aprendido. Si este tiempo se aprovecha al máximo podemos esperar mejores resultados. En esas circunstancias, podemos esperar de nuestro hij@ que pueda incrementar su nivel medio de idioma hasta dos niveles completos..

Se trata, como ven, de buscar un programa intensivo, con seriedad académica y con pocos alumnos en clase. Este último dato, que suele pasarse por encima, es desde mi punto de vista vital. Con carácter general, en los programas de verano, la media de alumnos por clase es de 15. En estos programas “con seriedad académica” a los que me refiero, la media oscila entre 8 y 10. En estos casos, el rendimiento académico del alumno puede llegar a ser del doble.

Considero que sólo por los dos puntos anteriormente mencionados, compensa convencer a un hijo@ de las ventajas de realizar el esfuerzo de asistir a un programa intensivo durante el verano. Si siguen sin estar convencidos, recuérdenles que todos los días hay más de 4 horas de actividades lúdicas y hay dos excursiones semanales.

Si se van a juntar con españoles los dejo en España…

También es cierto en muchos casos  pero es combatible y subsanable. Los programas de verano varían mucho en tamaño. En ASTEX casi nunca, al no ser que nuestra confianza en la dirección de un programa sea altísima, no recomendamos programas de más de 180 participantes por cuestiones de control y calidad. De éstos, nuestra cifra mágica es un 15% de españoles. Esto implica que al programa asisten entre 15 y 30 alumnos españoles. ¿Son muchos? La realidad es que, además de nuestros alumnos, hay 150 jóvenes de todo el mundo, de la misma edad que su hijo@, con las mismas ganas de aprender y que no hablan español. Una de las principales funciones del supervisor ASTEX y del resto del personal de estos programas “con seriedad académica” es la de conseguir la integración de los alumnos de distintas nacionalidades. Las ventajas idiomáticas y lo enriquecedor de estas relaciones son obvias.

Pero el trabajo previo de motivación “anti-españolista” debe ser realizado por los padres en casa. Es importante que éstos expliquen la importancia de hacer amigos de otras nacionalidades. En gran parte de este empujón por parte de los padres, depende el éxito del programa.

Si nada de esto funciona, podemos atacar el problema de raíz. En ASTEX, este verano, ofrecemos más de 30 opciones de programas en convivencia con nativos. Juega a golf con americanos, haz karting con ingleses o surfea con franceses, y, de paso, conversa con ellos.

¿Merecen la pena estos programas con lo caros que son?

Tengo la suerte de haber cursado más de 8 programas de verano con ASTEX (hace ya mucho tiempo…). En todos, sin excepción, he aprendido; por haber compartido habitación con un americano, por haber perdido una maleta, por haber aprobado un examen oficial, por haber sido castigado sin una excursión… Nunca podré agradecerle a mis padres el esfuerzo que hicieron en conseguir que cada verano yo creciera un poquito más.

Y, como sabemos los tiempos que corren, este año ofrecemos más programas de menos de 2.000 € que nunca. Con la garantía y calidad de ASTEX.

Estos 2.000 € son sólo un poquito más caros que la Wii, y merece la pena!!!

Fernando Aguilar
Director Comercial Astex

Puntuación
[Total: 0 Media: 0]
No hay comentarios

Escribe un comentario