Los hablantes de español solemos cometer ciertos errores de gramática en inglés debidos fundamentalmente a nuestra particular manera de crear las frases y las secuencias en español. Por ejemplo, ¿alguna vez has utilizado 'People' como singular, cuando en realidad es en plural y lo has conjugado incorrectamente como 'People is'?
La directora de formación de una gran empresa se quejaba recientemente sobre sus altos directivos. “Es que son como niños – me decía-, primero te insisten en que necesitan clases de inglés, que el profesor tiene que ser maravilloso y un especialista en esto y lo otro, y luego resulta que ni siquiera van a clase. ¡No sabes cómo me duele ver todo ese dinero tirado a la basura!”.
  Cada vez son más las empresas que reconocen que el talento es global y que hay que buscarlo allá donde esté. Esto puede implicar la formación de un equipo internacional de trabajo, en el que quizá un consultor español, trabaja junto con una jefa de equipo holandesa, un ingeniero indio, otro canadiense y una comercial brasileña. Desde el punto de vista de la empresa, esto es globalización y beneficiarse de la diversidad. Para el propio equipo puede ser el más absoluto caos.
  Muchos amigos y conocidos me suelen hacer esta pregunta .  Como saben que estoy en el mundo de la enseñanza y que conozco a los directores de muchas academias de idiomas, suelen pedirme referencias sobre alguna de ellas o directamente pedirme que les recomiende una.

¿Cómo será tu empresa dentro de diez años? ¿Cómo habrá evolucionado tu puesto de trabajo en unos años?

  Siempre es arriesgado hacer este tipo de predicciones, pero es obvio que los diversos factores que están empujando la economía mundial en la actualidad nos tienen que servir de predictor y, tras un estudio exhaustivo, una consultoría especializada, Odgers Berndtson, ha elaborado un estudio en el que enumera los 30 factores principales que serán el motor de la economía global de aquí a no mucho. El estudio, publicado recientemente en la revista Observatorio de Recursos Humanos, puede descargarse en la web de la propia consultora.

Mientras comía con un amigo me hizo notar una curiosa paradoja. Hablábamos de cómo la crisis nos ha afectado a unos y a otros, y luego me señaló que en mi caso, yo estaba bien posicionado al estar en el mercado de formación en idiomas. “A fin de cuentas- me dijo -, a los españoles les gusta tener clases de inglés”. Luego pausó y añadió con sonrisa socarrona, “otra cosa es que quieran aprender”.