Sacar malas notas no tiene por qué significar ser un mal estudiante. Y es que las calificaciones escolares no siempre son reflejo del rendimiento de un alumno. Muchos padres dudan sobre qué hacer cuando sus hijos reciben un boletín de notas que no esperaban. A continuación te damos las claves para reaccionar de la manera más ventajosa ante dicha situación.

El sistema educativo estadounidense ofrece numerosas opciones a los estudiantes, en cualquiera de las etapas o niveles en que se encuentren. La normativa varía de un estado a otro: así, la etapa obligatoria comienza entre los cinco y los ocho años y termina entre los 16 y los 18. Sin embargo, ya antes de la educación obligatoria, muchos niños y niñas menores acuden a los colegios para los más pequeños, nursery schools o kindergartens.