Aunque cumplir los 18 años abre las puertas a los adolescentes a la edad adulta y a nivel legal les otorga numerosos derechos (y también alguna obligación), no es únicamente la fecha de nacimiento lo que indica que una persona ha madurado y está capacitada para enfrentarse a los retos de la vida adulta.